miércoles, 9 de febrero de 2011

The Salad Slaves - Los Esclavos de la Ensalada


No hace falta irse a la India, o a África, ni a otro continente lejano para ver injusticias, y que la esclavitud, a pesar de encontrarnos en pleno siglo XXI, todavía existe.

No, aquí, en la Unión Europea, en España, utilizamos la mano de obra barata y la explotamos sin compasión. Este reportaje muestra como en Almería y Jaén (sólo dos ejemplos de lo que está pasando en este país), la policía abandona a los inmigrantes ilegales en la plaza del pueblo porque no sabe qué hacer con ellos y allí, los explotan los empresarios del tomate, del pepino, del pimiento y de la aceituna, productos que abastecen nuestras bocas y las bocas alemanas, británicas y holandesas.

El gobierno y la policía española se hacen los despistados, saben que están aquí, sin papeles, pero no hacen nada para controlar la entrada de estos pobres inmigrantes o para legalizarlos. Los empresarios se frotan las manos: miles de personas desesperadas, muertas de hambre, dispuestos a trabajar por menos de la mitad del sueldo mínimo y en condiciones infrahumanas. Y todo para poder enviar algo de dinero a sus familias en sus países, dinero simplemente para poder comer. Lo mismo pasa con los Mexicanos en los EEUU, los turcos en Alemania o los Bangladeshis en los países árabes ricos.

Mientras los europeos se tuestan los cuerpos al sol de la Costa del Sol y se llenan la barriga de cervecillas y fritangas, a poca distancia se amontonan los esclavos en chabolas construídas con cajas de transportar verdura. Nadie se inmuta o hace nada, como si no existieran.

Nosotros, los países "ricos", los países "civilizados", los que siempre tenemos una lección que enseñar a los países pobres sobre los "derechos humanos", nos llenamos de hipocresía y deshumanizamos a los más desgraciados.

Cómo hemos llegado a ésto?






8 comentarios:

  1. es vergonzoso.. yo no sabía que llegábamos a ese punto... me he quedado de piedra, avergonzada y horrorizada

    ResponderEliminar
  2. La voracidad por unas monedas más en sus cuentas ha convertido a muchas personas en seres sin sentimientos, sin valores humanos, sin dignidad, solo porque son dueños de una plantación.
    Aquí, los dueños de grandes haciendas explotan por monedas a los hijos de esta tierra, a los nativos que llevan más generaciones en América que los nietos de inmigrantes.
    Y al fin todos somos todos personas.
    La humanidad se va deshumanizando o sacando fuera lo peor del ser humano, no se pero duele.
    Creo que involucionamos, vamos convertiendonos en seres primitivos donde solo vale la ley del más fuerte.
    Me da pena y horror
    Besotes

    ResponderEliminar
  3. Pues si...donde va el mundo ? antes de leer tu post, escuchaba un programa sobre testimonios de actos racistas en el trabajo, en Francia que ya me dejo muy abatida.
    Creo que aqui en Andalucia, toto el mundo sabe lo que pasa en los invernaderos y sobre las condiciones laborales allí...
    enfin, lo has dicho, es todo una verguenza...

    ResponderEliminar
  4. Lo peor de todo es que este proceso ya está "asentado" en el país, se considera algo normal que los inmigrantes tengan este tipo de trabajos. Tambíen sucede en otros países europeos, como Francia, Bélgica,.. y nadie hace nada. Es muy fuerte y no hace falta mirar con lupa para ver que en pleno siglo XIX estamos rodeados de esclavos!!!

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Cuanta razón!!somos los primeros en exigir que se respeten los dchos. humanos en otros países, pero no exigimos lo mismo en los nuestros...Es muy fácil "ver la paja en el ojo ajeno, pero no verla en el propio"....un besito

    ResponderEliminar
  6. Está muy bien denunciar las injusticias, pero siempre hay que ir más allá. En los países de origen de toda esta gente se forran a su costa, a costa de la miseria en la que viven. Las mafias operan con total impunidad. Son sus compatriotas los que les engañan y les roban en primer lugar. En toda Europa se aprovechan del tercer mundo y se les ha explotado siempre. Los mismos ingleses, autores del documental, qué ironía, fueron los primeros explotadores del mundo con sus colonias imperialistas. mmmm, sabéis que pienso? Cuando vamos a comprar tomates, los queremos comprar a buen precio?? seguro que sí, queremos comprar baratito, baratito. Abogo por un consumo y compra sostenible. Las verduras las compro al lado de mi casa, en una tienda de barrio y provienen de una cooperativa de tarragona, donde sé que se cumple con la normativa "laboral". Sé que es difícil de comprobar, pero tenemos que poner nuestro granito de arena en nuestras acciones de compra.

    ResponderEliminar
  7. Patricia/Martaaaa! Quina alegria veure-us per aquí!!!

    Tenéis mucha razón en lo que decís. Quiero que conste que el reportaje, aunque hecho por un periódico británico, precisamente critica el hecho de que los mayores culpables en todo ésto son los grandes supermercados británicos, alemanes y holandeses, por presionar a los proveedores a bajar continuamente precios.

    Y claro que el consumidor es también responsable por comprar la oferta más barata y es verdad que tenemos la responsabilidad de consumir y comprar de manera sostenible. Pero también es verdad que, en defensa del consumidor, mucha gente va hasta el cuello con los sueldos mínimos cada vez más mínimos y el coste de vida cada vez más alto. Ahora somos los de aquí los que tenemos que irnos al extranjero a buscar trabajo, como en los años 50 y 60... has visto que Alemania está reclutando a un montón de personal técnico español?

    Vamos, que las grandes empresas y los gobiernos son los más hipócritas y los que tendrían que responsabilizarse y dar ejemplo. Ya podemos aportar granitos de arena, que las multinacionales seguirán llenándose los bolsillos a costa de los desgraciados, y lo gobiernos harán la vista gorda pues porque les conviene.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasarte por "Tres Cosas Hermosas" y dejarnos un comentario!