sábado, 29 de enero de 2011

Darcy Padilla y su fotografía comprometida



En este blog tiendo a hablar de cosas "hermosas", de cosas alegres.

Este post no habla de nada alegre, más bien de todo lo contrario, pero es algo que me impactó y me gustaría compartir.

Hace unos días leí sobre la fotógrafa de San Francisco Darcy Padilla, a la que recientemente otorgaron el premio W Eugene Smith del 2010 en fotografía humanitaria, o fotografía comprometida.

Padilla se llevó este premio por "The Julie Project", un proyecto en el que ha trabajado durante los últimos 18 años. El proyecto recoge y sigue la vida de Julie Baird, una indigente desde los 14 años debido al alcoholismos de su madre y los maltratos de su padrastro, heroinómana, madre de seis niños que fueron irremediablemente sacados de su cuidado y dados en adopción, enferma de SIDA...

... una vida de dolor, pobreza y que terminó recientemente y de manera agonizante con el dolor provocado por esta enfermedad. Una historia que retrata la América marginal, a través de la historia de esta mujer, Julie.

Aquí os dejo con cuatro de las muchas fotos del proyecto, fotografías que van acompañadas por cartas, conversaciones telefónicas, narraciones de Darcy Padilla. No he querido poner algunas de las durísimas fotos que este proyecto recoge - no son fáciles de digerir, pero reflejan una realidad cruda, una realidad que existe.

A los que os gusta la fotografía, que sé que sois muchos y muchas, os recomiendo que visitéis la página de Darcy Padilla y veáis el video de presentación del proyecto, o las fotografías con el texto del proyecto en su totalidad. En su página veréis que Padilla ha trabajado en otros proyectos humanitarios, como el proyecto "Haiti" o "AIDS in Prison".

Fotografía documental dura, pero llena de humanidad.





12 comentarios:

  1. Impresionantes imágenes! A mí la fotografía realista me parece necesaria, pero en ocasiones es tan brutal... pasaré a ver los enlaces que dejas. Un beso. Bea

    ResponderEliminar
  2. Hola Bea! Qué rapidez!

    Miratela... vale la pena, pero vé preparada. Yo me quedé hecha polvo y con lágrimas en los ojos. Brutal... pero necesario contar estas historias, como dices.

    ResponderEliminar
  3. pues si...muy duro, nos recuerda que la vida no es toda rosa. Pienso tambien que ese tipo de foto es casi necessario siempre que se mantenga bajo el limite del voyeurismo.
    Besitos y buen week end Susanna !
    Lala

    ResponderEliminar
  4. SOn muy duras...La vida no es de color rosa para todos..Que tristeza me da que niñ@s que sufren de sean adultos avocados a la desgracia, es realmente triste que los padres traigan hijos al mundo que no deseen tener y que eso provoque desgracias...un besito

    ResponderEliminar
  5. Son fotos meritorias, pero hoy no tengo ánimos para nada. Sólo paso para dejarte un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  6. Pasaréen otro momento, hoy ando un poco sensible.
    La realidad de la parte marginada de americanos y sudamericanos (y del mundo todo diría) es impresionante, parece increible que los humanos nos maltratemos tanto, a nosotros mismos y a los otros.
    La "cosa hermosa" es que estás difundiendo el trabajo arduo de una persona comprometida con la vida.
    Un beso enorme x 3

    ResponderEliminar
  7. Ayer ya me tocó soltar unas lágrimas en el cine con la película "Más alla de la vida", me toca demasiado ver estos niños hijos de heroínomanas.

    ResponderEliminar
  8. Es muy duro pero a mí me gusta mucho el arte comprometido. Ya sea en música, cine, fotografía... no podemos cerrar los ojos ante los problemas y necesidades de la gente!
    La tercera foto me parece muy triste y bonita a la vez. Además me ha impresionado muchísimo porque el niño me recuerda a mi Marini durmiendo...
    besos

    ResponderEliminar
  9. brutales las cuatro que muestras.. no creo que me acerque al resto de la obra..

    el premio eugene w smith... a este le tengo cariño desde que vi una exposición con mis alumnos aprendimos mucho ese día..
    se le acusaba de "manipular" las fotos (vigilando encuadres y luz, por ejemplo..para que las fotos resultasen más "estéticas" ... él se decantó por la fotodenuncia y, realmente, fue un incomprendido..

    todo este rollo viene porque hace poco hablábamos Vi y yo de este tipo de historias: la famosa foto de niña de Etiopía (o país africano) a punto de morir de inanición, mientras un buitre esperaba ese momento.. dicen que el fotógrafo se suicidó.. porque no hizo nada.. hizo foto denuncia pero..

    me pasa un poco lo mismo con Darcy Padilla; el proyecto es duro y, seguramente, necesario pero... me cuesta, el no hacer nada cuando lo tienes delante con nombres y apellidos.. no sé; supongo que me tendré que informar más porque lo mismo meto la pata pero..

    besos

    ResponderEliminar
  10. Solamente porque estuvo con la familia, y sobre todo con la muchacha, por 18 annos, la perdono. Sus fotos son impresionantes, pero menos tiempo del que ella paso y hubiera sido un proyecto de esos a los que yo llamo "el porno de la pobreza". Me impactaron las imagenes, quizas por ser en blanco y negro y te agradezco por escribir de alguien la cual, seguro estoy, se sintio practicamente como parte de la misma familia que su sujeto.

    Saludos a toda la familia desde Londres.

    ResponderEliminar
  11. Estas fotos de la realidad, donde se muestran imagenes reales, siempre tocan un poquito la fibra.

    Son espectaculares.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Gracias a todos. Una nota en respuesta a los comentarios de Lala, Maba y Cubano: estoy totalmente de acuerdo con vosotros en cuanto a lo del "voyeurismo" o "pornografía" de la pobreza. Yo tampoco entiendo esos fotógrafos que fotografían, no se involucran y luego se llevan todos los premios. En el caso de Darcy Padilla, se involucró de lleno en la vida de Julie durante 18 años, e intentó ayudarla en muchas cosas. Incluso rechazó un puesto de trabajo en el NY Times para poder continuar con este proyecto.

    Yo creo en la fotografía comprometida, los fotógrafos tienen una obligación de contar historias, pero si a veces no pueden involucrarse en las vidas o ayudar a las personas que fotografían, no les podemos culpar siempre. Los culpables son otros, que tienen los medios de ayudar y no lo hacen... es más, nos intentan ocultar la realidad a todos.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasarte por "Tres Cosas Hermosas" y dejarnos un comentario!