domingo, 31 de enero de 2010

Recuerdos de Taiwán, Entrega Nº5

Bueno... y sin darnos cuenta, llegó nuestro último día en Taiwán... qué rápido pasó todo! Tras Taiwán, nos esperaban Singapur y Malasia: más conciertos, más masterclasses, calor tropical y más amigos a los que ver!

Pero antes de marcharnos, aún nos dió tiempo de hacer alguna cosilla más. Tuvimos suerte de que nuestra última reunión en la ciudad fue en las oficinas de la National Symphony Orchestra, en el impresionante y gigantesco recinto del National Chiang Kai-Shek Memorial Hall (國立中正紀念堂)...

Este monumento fue erigido en memoria del General Chiang Kai-Shek, primer Presidente (y dictador notorio, en mi opinión) de la República de China, hoy más popularmente conocida como Taiwán. El recinto y el monumento empezaron a ser construídos en el 1975, después de la muerte del General, y fueron terminados en el 1980.


En el interior del imponente monumento, y después de subir los 89 escalones quenos llevan a él (la edad de Chiang Kai-Shek al morir), encontramos la gigantesca estatua del General que, aunque sonriente y con las palabras "Ética", "Democracia" y "Ciencia" inscritas detrás de ella, no deja de parecerme bastante siniestra. Guardas armados inmóviles la protegen a todas horas... el piso inferior alberga una biblioteca y un museo.

El monumento está rodeado por un grandioso y bonito parque, un respiro "verde" en medio del barullo de la gran ciudad. En este parque a menudo de ven personas jóvenes haciendo ejercicio, personas mayores haciendo Tai-Qi o jugando al ajedrez chino.

A la entrada del recinto y del parque, uno a cada lado y con el monumento de Chiang Kai-Shek de fondo, se imponen dos edificios de diseño tradicional chino. Uno alberga al National Theatre y el otro es el National Concert Hall, donde actúa regularmente la Sinfónica Nacional.


Después de reuniones y visitas, algunos de nuestros amigos organizaron una bonita comida de despedida en un restaurante tradicional de dim-sum. Entre ellos estaban...


Iris, una ex-compañera del British Council...

Cathy Lo y su esposo. Ella es la representante de la University of the Arts, London, en Taiwán.

José Márquez (a la izquierda), un valenciano que lleva muchos años en Taiwán. Ex-compañero del British Council, profesor de artes marciales (muy bueno, por cierto!) y diseñador gráfico. A la derecha, Andrew Ryan, presentador de radio en Radio Taiwan International.

Vivian Liao, a la izquierda, amiga, ex-compañera del British Council y nuestra Manager en Taiwán! Y a la derecha, la pianista y compositora Taiwanesa Sherry Shieh, buena amiga nuestra y artista invitada especial en nuestros conciertos en Taiwán.

Como si no hubiéramos comido lo suficiente, por la noche nos escapamos al Shi-Da Night Market y nos zampamos un teppanyaki para cenar... es muy divertido, eliges los platos que quieres y te los cocinan en una parrilla caliente metálica delante tuyo.

Y para rematar... una visita rápida al Taipei 101, uno de los edificios más altos del mundo. En vez de fotografiar el edificio, preferimos sacarle una foto a esta "escultura" urbana tan romántica... y es que "Love was in the Air"!

Y así, con recuerdos, trabajo, amigos, turismo, comilonas... dijimos adiós a Taiwán, con muchas ganas de volver de nuevo. Muchísimas gracias a todos nuestros amigos por tratarnos de maravilla y ayudarnos tanto en todo, especialmente a Vivian Liao y a Katia y a William (parece mentira pero no tenemos fotos de ellos!).

We will be back...


sábado, 30 de enero de 2010

viernes, 29 de enero de 2010

Música de Viernes: Danzas Húngaras

Hoy... es Viernes (bueno, casi Sábado)! Y por eso, nos tomamos un descanso en los fascículos coleccionables de los viajes por Asia y hacemos un pequeño inciso musical...

Hoy, la Danza Húgara Nº1 de Brahms... la Nº5 es mucho más conocida (os acordáis de la escena del barbero en la película de Charles Chaplin "El Gran Dictador"?). Aunque la Nº5 me gusta, la Nº1, me gusta aún más!

jueves, 28 de enero de 2010

Recuerdos de Taiwán, Entrega Nº4

(Foto de día del templo de Wikipedia)

Después de regresar de Hualien y el Parque Nacional de Taroko, sólo nos quedaban un par de días para marcharnos de Taiwán. Después de un par de reuniones de trabajo, Sebastian y yo nos escapamos a visitar el Mengxia Longshan Temple (艋舺龍山寺), en la parte más vieja de la ciudad de Taipei, al oeste de ésta.

El templo budista es uno de los más antiguos de la ciudad, construído en el 1738 por colonizadores de Fujian, China. El templo sirvió como lugar de pregaria y lugar de reunión para las comunidades de colonizadores que llegaron de China. Partes del templo fueron destruídas y reconstruídas posteriormente numerosas veces debido a terremotos, incendios y un ataque aéreo de los americanos en 1945, durante la Segunda Guerra Mundial.

Es un templo impresionante y por el que los Taiwaneses sienten verdadera devoción. Impresiona ver la cantidad de gente que llena todos los rincones del templo, a todas horas, haciendo ofrendas y rezando, siguiendo las ceremonias tradicionales budistas.

En el aire se respira un intenso aroma de incienso, el humo del cual llena el aire y da al templo un ambiente muy especial espiritual. De fondo se oyen mantras budistas y el sonido de unas piezas de madera en forma de luna que se utilizan para rezar: éstas se lanzan al suelo y según como caigan, indican a la persona que las lanza cómo proceder con la pregaria, qué tipo de "prayer sticks" (unos bastoncitos que te leen la fortuna guardados en un recipiente especia) hay que sacar del recipiente, qué tipo de fortuna les depara, etc. Son unos rituales muy complicados e interesantes!

Nos gustó el hecho de ver poquísimos turistas, y la amabilidad de los voluntarios que van indicando cómo proceder a los visitantes. No nos pusieron ningún impedimento en tomar fotografías.


El templo, como la mayoría de los templos en Taiwán, venera a una mezcla de divinidades Budistas, Taoístas y deidades populares como Matsu, la Diosa del Mar, que protege a los pescadores, marineros y todo aquello relacionado con el mar, y la gente que vive cerca de él.

La preciosa entrada principal, con esas linternas gigantes chinas flanqueándola, los numerosos grabados, escritos, detalles... un emblemático ejemplo de arquitectura clásica tradicional china.

Fue una tarde muy especial, un broche ideal para rematar nuestro penúltimo día en la isla de Taiwán...

martes, 26 de enero de 2010

Recuerdos de Taiwán, Entrega Nº3

Después de nuestra visita al Centro Cultural de Ilan (ver Entrega Nº2 de Recuerdos de Taiwán), nos pegamos unas cuantas horas de carretera en dirección a Hualien, en la costa este de Taiwán. Vale la pena el viaje, ya que la costa este de esta isla es espectacular.


Pero la mayor atracción de Hualien es el Taroko National Park, un parque natural protegido adentrado en las montañas de Hualien y una verdadera maravilla natural. Aquí están Vivian y Sebastian con una señora que nos quería vender unas postales a la entrada del parque. Era muy simpática, así que le sacamos una foto!

Bueno, la naturaleza siempre trae sus peligros e inconvenientes, algunos de ellos advertidos en esta señal a la entrada de uno de los "trails" de paseo: empinados barrancos, avejas asesinas y serpientes venenosas, animales salvajes, desprendimientos de rocas... mmm, qué hacemos? entramos?

A los cinco metros, otro aviso de desprendimientos, esta vez ilustrado... la zona de Hualien sufre terremotos con bastante regularidad, por lo que los desprendimientos ocurren bastante a menudo. Sebastian se lo piensa...
Por cierto! Tuvimos un terremoto una noche, mientras dormíamos en el hotel. La cama y toda la habitación se sacudieron, pero por suerte no fue nada. Yo viví bastantes de ellos durante mis años en Taiwán, pero me aterrorizan!

A pesar de los "peligros", el parque es espectacular, posiblemente uno de los lugares más bellos de Taiwán, una isla en general muy industrializada. Los paisajes, como éste con el templo medio colgado del precipicio, me recuerdan a esas pinturas tradicionales chinas tan bonitas...

Un paseíto y visitamos el templo, dedicado a las muchas personas que construyeron, en los 1940, los caminos, túneles y carreteras de acceso al parque.

Preciosos y enormes barrancos...

Ríos que se forman entre los precipicios, llenos de rocas gigantescas...

Senderos abiertos entre las rocas de los barrancos...

Y a veces, es obligatorio llevar casco... no sé si nos hubiera salvado de una de esas rocas gigantes!

Y después de unos fabulosos paseos por las montañas de Taroko, nos fuimos a comer a un restaurante pequeñito y escondido que nos recomendó nuestro chófer, que servía comida tradicional aborígen de las tribus que pueblan la zona. Para nuestra sorpresa, los únicos otros clientes en el restaurante eran nada más y nada menos que Vincent Siew (蕭萬長) con su familia. Quién es Vincent Siew? El Vice-Presidente de Taiwán! Un señor muy simpático con el que charlamos y nos fotografiamos.

Y después de unas buenas dosis de naturaleza, volvemos al barullo de la ciudad de Hualien, donde pasaríamos la noche (con terremoto incluído!) y al día siguiente de vuelta a Taipei. Qué contraste el de la ciudad con la tranquilidad de Taroko, verdad?

Aunque sea una ciudad, al igual que Taipei, las calles pequeñas de Hualien parecen pequeños pueblos, con sus tiendecitas locales, como esta tienda de bicicletas. Me hizo gracia, ya que me recordó a mi abuelo, que tenía también una tienda de bicis y le encantaba la chatarra!

O pequeños "restaurantes" donde sirven la comida local... si te atreves, y sabes qué pedir, muy baratos!

Pero barullo o no, lo que siempre recordaremos de Hualien son esas maravillosas montañas que nos enamoraron...

lunes, 25 de enero de 2010

Recuerdos de Taiwán, Entrega Nº2

Sebastian en una de sus masterclasses en Taipei... este niño era un crack del violín!


Después de la locura de conciertos y masterclasses, nos escapamos un par de días de turismo por la isla. De camino a Hualien, en la costa este de Taiwán, visitamos el Centro Cultural de Ilan, un centro donde se promueven las artes y la artesanía tanto china, como de las diferentes tribus aborígenes de Taiwán

En el Centro Cultural, nos deleitaron con un espectáculo de artes marciales y Tai-Qi chinos

Tengo una gran fascinación por la caligrafía china, así que no pude resistir retratarme con este pincel gigante!

Y por supuesto, no pudimos resistirnos tampoco a entrar en el taller-tienda de caligrafía, donde vendían todos los utensilios tradicionales: los pinceles de diferentes tamaños, el papel especial, los bloques de tinta... un paraíso para los aficionados!

Sebastian me compró un bonito pincel que esta señora inscribió con mi nombre chino: 蘇小真 (Su Xiao-Zhen)

sábado, 23 de enero de 2010

Recuerdos de Taiwán, Entrega Nº1


Uf! Es muy bonito viajar, pero la vuelta a casa es siempre algo caótica. Tenemos miles de cosas que hacer, pero hemos vuelto con muchas ganas y con las pilas recargadas!

Tengo un montón de fotos de nuestra gira por Asia que ordenar y catalogar, y que me gustaría compartir con vosotros (no todas, que hay muchas y os voy a aburrir!). Iremos por "entregas" o "fascículos" como esos coleccionables que regalan con los periódicos de los domingos...

Aquí os dejo con la Entrega Nº 1!

(Esta colección de fotos de nuestros viajes se la dedico a mi padre. El pasado 20 de Enero hubiese cumplido 67... le encantaba viajar, y por suerte, pudo visitarme en Asia varias veces, y qué bien se lo pasó! T'estimem, Papa)


Con la dulce Molly, hija de Giles (mi amigo de la época universitaria en Leeds, que ya os "presenté" en un post anterior). La foto fue tomada después de nuestro concierto en el Yamaha Centre de Taipei, el 27 de Diciembre

Con los estudiantes de música de Soochow University que participaron en el masterclass que Sebastian y Alfredo impartieron el 28 de Diciembre

Después de la masterclass en Soochow University, nos fuimos a comer al restaurante del National Palace Museum (para tomar fuerzas antes de visitar el museo!). Éste es el museo con la colección de arte chino más importante del mundo

A la entrada del National Palace Museum

A punto de coger el "tren bala" que nos llevó de Taipei a Kaohsiung, la segunda ciudad más importante de Taiwán, el 29 de Diciembre

Con Lukas, el hijo de Alfredo, a punto de coger el "tren bala"

jueves, 21 de enero de 2010

Adiós Malasia! Adiós Asia! Hasta pronto...

Después de un mes de viajes y experiencias intensas, nos despedimos de Asia para regresar a Barcelona.

Pasamos nuestra última noche en Kuala Lumpur con nuestros buenos amigos Julián, Bruno, Leo, Rafa, Shah y Reezal... chicos, gracias por todo, sobreotodo Julián y Bruno. Os echaremos mucho de menos!

Ahora a recuperarnos del jet-lag y el cansancio que llevamos encima y después, poco a poco, os iremos explicando algunas de nuestras aventuras y os enseñaremos algunas de nuestras fotos. Y por supuesto, me pondré al día con vuestros blogs!

Muchas gracias por habernos acompañado a través del blog todo este mes. Nos ha hecho mucha ilusión recibir vuestros mensajes de apoyo. Gracias, de verdad.