martes, 26 de enero de 2010

Recuerdos de Taiwán, Entrega Nº3

Después de nuestra visita al Centro Cultural de Ilan (ver Entrega Nº2 de Recuerdos de Taiwán), nos pegamos unas cuantas horas de carretera en dirección a Hualien, en la costa este de Taiwán. Vale la pena el viaje, ya que la costa este de esta isla es espectacular.


Pero la mayor atracción de Hualien es el Taroko National Park, un parque natural protegido adentrado en las montañas de Hualien y una verdadera maravilla natural. Aquí están Vivian y Sebastian con una señora que nos quería vender unas postales a la entrada del parque. Era muy simpática, así que le sacamos una foto!

Bueno, la naturaleza siempre trae sus peligros e inconvenientes, algunos de ellos advertidos en esta señal a la entrada de uno de los "trails" de paseo: empinados barrancos, avejas asesinas y serpientes venenosas, animales salvajes, desprendimientos de rocas... mmm, qué hacemos? entramos?

A los cinco metros, otro aviso de desprendimientos, esta vez ilustrado... la zona de Hualien sufre terremotos con bastante regularidad, por lo que los desprendimientos ocurren bastante a menudo. Sebastian se lo piensa...
Por cierto! Tuvimos un terremoto una noche, mientras dormíamos en el hotel. La cama y toda la habitación se sacudieron, pero por suerte no fue nada. Yo viví bastantes de ellos durante mis años en Taiwán, pero me aterrorizan!

A pesar de los "peligros", el parque es espectacular, posiblemente uno de los lugares más bellos de Taiwán, una isla en general muy industrializada. Los paisajes, como éste con el templo medio colgado del precipicio, me recuerdan a esas pinturas tradicionales chinas tan bonitas...

Un paseíto y visitamos el templo, dedicado a las muchas personas que construyeron, en los 1940, los caminos, túneles y carreteras de acceso al parque.

Preciosos y enormes barrancos...

Ríos que se forman entre los precipicios, llenos de rocas gigantescas...

Senderos abiertos entre las rocas de los barrancos...

Y a veces, es obligatorio llevar casco... no sé si nos hubiera salvado de una de esas rocas gigantes!

Y después de unos fabulosos paseos por las montañas de Taroko, nos fuimos a comer a un restaurante pequeñito y escondido que nos recomendó nuestro chófer, que servía comida tradicional aborígen de las tribus que pueblan la zona. Para nuestra sorpresa, los únicos otros clientes en el restaurante eran nada más y nada menos que Vincent Siew (蕭萬長) con su familia. Quién es Vincent Siew? El Vice-Presidente de Taiwán! Un señor muy simpático con el que charlamos y nos fotografiamos.

Y después de unas buenas dosis de naturaleza, volvemos al barullo de la ciudad de Hualien, donde pasaríamos la noche (con terremoto incluído!) y al día siguiente de vuelta a Taipei. Qué contraste el de la ciudad con la tranquilidad de Taroko, verdad?

Aunque sea una ciudad, al igual que Taipei, las calles pequeñas de Hualien parecen pequeños pueblos, con sus tiendecitas locales, como esta tienda de bicicletas. Me hizo gracia, ya que me recordó a mi abuelo, que tenía también una tienda de bicis y le encantaba la chatarra!

O pequeños "restaurantes" donde sirven la comida local... si te atreves, y sabes qué pedir, muy baratos!

Pero barullo o no, lo que siempre recordaremos de Hualien son esas maravillosas montañas que nos enamoraron...

18 comentarios:

  1. Impresionante...Sebastian tiene cara de pensarselo enla foto, ja ja... a mi me habrías hecho la foto huyendo, por si acaso!, ja ja... entre los avisos, los gráficos, los terremotos, el casco y mi vértigo, creo que no es el viaje indicado para mí... menos mal que tengo tus fotos... mucho más seguras, ja ja...
    lo de encontrarte con el vicepresidente ya es de nota! je je...
    Un beso. Bea

    ResponderEliminar
  2. Jajaja! Sí, la verdad es que las circunstancias no incitan... Jajaja! Pero no nos podíamos rajar, después de un viaje tan largo!

    ResponderEliminar
  3. Que viaje ten alucinante...como me gustaría alguna vez visitar un sitio tan diferente a lo que conozco...como Taiwan...

    Bss!!!

    ResponderEliminar
  4. Anímate, Girl! Creo que Asia te encantaría!

    ResponderEliminar
  5. Que paisajes hermosos!

    Que miedo!
    jajaja pobre Sebastian jajaja pero el mundo es de los valientes!! jajaja el estaba en màs peligro que vos, con esa altura las piedras lo alcanzan antes jajaja
    Me necantan tus entregas, un familiar estuvo en taiwan pero a ese parque lamentablemente no fuè, eso sì, se curò de todos los problemas que hacìa frente a determinados alimentos y ahora come de todo jajaja
    Besos Susana, espero la siguiente entrega (tus fotos son muy buenas)

    ResponderEliminar
  6. entre mas te leo al respecto de este tema, mas me enamoro de ese lugar, juro por esos mis hijos que aun no tengo, que un dia ire!.

    Gracias por mostrarme mas. de verdad que es increible!

    besitos nena

    ResponderEliminar
  7. Me encantaria ir a Taiwan, lo estas vendiendo superbien :)
    Tengo una amiga de clase que creo que ya te comente que se va este verano, a ver que fotos nos trae ella.
    Maravilloso parque natural, aunque con lo que soy yo para las serpientes a lo mejor me lo pienso :S
    UN BESAZO

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que es una tentación pero tengo pánico al avión. Así que gracias por las fotos que me sirven de sustitución, jeje.

    ResponderEliminar
  9. De nuevo con nosotros, que bueno! Se os encontraba a faltar, por lo menos yo. Vuestras vivencias son enriquecedoras, por eso me gusta tu blog. Nunca me habia planteado ir a conocer el conteniente asiatico, pero despues de leerte te aseguro que entran ganas de ir, la pena es que no conozco a nadie para ir de ocupa, asi que seguire esperando, mientras me conformo con leer tus entregas tan esperadas. BIENVENIDOS de nuevo a casa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. qué maravilla, la verdad es que se respira al asomarse simplemente a vuestras fotos..

    es una belleza..

    besos

    ResponderEliminar
  11. Cantares... jajaja! Sí, desde luego que si caía una roca, al que le daba primero en el coco es a Sebastian! Me imagino lo que cuentas de tu familiar... si eres de los que tienes manías con las comidas, Taiwán desde luego que es lugar ideal para curarse!

    Hola Sonia! La verdad es que las ciudades son un poco feas (perdonadme, amigos de Taiwán!), pero la gente es super amable, educada, hospitalaria... y la verdad es que es un lugar con encanto. Si te gusta la cultura china, la verdad es que Taiwán ha preservado las costumbres mucho mejor que China!

    Eric! Sí, a ver qué nos cuenta tu amiga... quién sabe, a lo mejor volvemos en el verano, pero no tenemos nada seguro. Cuándo va tu amiga y dónde?

    Txema... a mí cada vez me dan más miedo los aviones, pero compensa! Anímate!

    Hola Riccio... anímate, además que hay muchos hoteles en plan back-packer que son muy baratos!

    Maba, Taroko Gorge es fantástico... la última vez que estuve en esas montañas fue en el 1998, cuando vino mi hermano a visitarme. Tenía muchas ganas de volver, y enseñárselas a Sebastian!

    ResponderEliminar
  12. Que sitio tan bonito, una maravilla sí señora, y el contraste con la zona urbana es brutal. Por cierto, ¿abejas asesinas? Ya estás ahondando algo más en el tema. De verdad unas fotos maravillosas.
    Besitos gordos

    ResponderEliminar
  13. Me gusto muchisimo la visita al parque, parese el escenario de una pelicula de kung fu...

    Saludos!

    ResponderEliminar
  14. Vaya paisajes Susana, qué maravilla!
    Oye me he quedado de piedra con lo de las abejas asesinas, qué miedo, no??
    Que gozada ir de excursión por todos esos sitios, además tenéis unas fotos preciosas!

    Besitos!

    ResponderEliminar
  15. Hola Anabel... lo de las abejas asesinas también me dejó de piedra. Se vé que es un tipo de abejas que se crían en esas montañas que, si las molestas, son super agresivas y sus picaduras mortales!

    Hola Daniel, bienvenido! Sí, el templo en la montaña parece el templo de la película "Crouching Tiger, Hidden Dragon"!

    Hola Vane! Qué tal todo? Y tu Marinita? Está muy guapa! Sí, lo de las serpientes y las abejas daba algo de "yuyu", pero yo creo que las pobrecillas serpientes y abejitas tendrían más miedo de los humanos que nosotros de ellas... jajaja!

    ResponderEliminar
  16. Qué chulas las fotos Susana!
    Qué suerte!
    Me encantan tus entregas por fascículos!
    :)

    ResponderEliminar
  17. Tienditas! Me alegro que te gusten!

    ResponderEliminar
  18. Susana, me ha encantado la crónica de la visita al Parque, que además es precioso. La visita nocturna al templo y tus comentarios también. Creo que si alguna vez decidieras cambiar de trabajo, la oficina de turismo de Taiwan no dudaría en contrarte como exportadora de las virtudes del país.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasarte por "Tres Cosas Hermosas" y dejarnos un comentario!