viernes, 1 de mayo de 2009

Visita al Delta del Ebro

El Miércoles y Jueves decidimos hacer una mini-escapada para desconectar un poco de tanto ensayo, e-mails, preparativos para los conciertos y actividades que se nos echan encima... en fin, que necesitábamos una excusa para ir a "tomar un poco de aire"!

Decidimos visitar un poco más a fondo toda la zona del Delta del Ebro, un lugar al que habíamos ido de visita familiar (mis tíos tienen una casita allí), pero por el que no habíamos paseado.

El Parque Natural del Ebro se localiza en la desembocadura del río Ebro, en la provincia de Tarragona. Fue declarado parque natural en Agosto de 1983, y ampliado en el 1986. El río Ebro es el principal responsable de este entorno, aportando los sedimentos arrancados de su cabecera (Pirineos, el sistema Ibérico y la Cordillera Cantábrica) para depositarlos aquí, en la conjunción con el mar Mediterráneo. A lo largo de los años, la cantidad de materiales sedimentados han creado una superficie de más de 320 kilómetros cuadrados, en la que se han formado numerosos hábitats para aves y plantas. Éste es el segundo mayor delta del Mediterráneo, tras el Delta del Nilo.



Voy a ser terriblemente sincera... el Delta del Ebro, como muchos lugares en España, podría ser un espacio fantástico, lleno de belleza natural y con un paisaje dramático de tierras húmedas, playas con fantásticas dunas de arena y un hábitat ideal para una inmensa variedad de aves acuáticas y migratorias.

Aunque en años recientes está claro que se ha llevado a cabo un esfuerzo en proteger y respetar la zona y su frágil ecosistema, la verdad es que el destrozo y la dejadez que se han llevado a cabo son imperdonables: pueblos construídos sin planificación urbanística alguna, una industrialización severa de la zona, montañas de basura arrastradas por las corrientes y depositadas en algunas de las zonas de nidificación de aves y que los ayuntamientos pasan de recoger, construcción totalmente arbitraria de bloques de apartamentos y chalets vacacionales junto a las playas, chiringuitos y restaurantes cutres...

En fin, que un lugar que podría ser espectacular, las gentes de este país lo hemos convertido en mediocre, y en zonas, tirando a deprimente. Lo más triste es que la industrialización masiva, la construcción de inmensas presas hidroeléctricas en el cauce del río, la deforestación a los alrededores del Ebro y los cultivos masivos de arroz están causando un acelerado frenado del crecimiento del Delta. 

El desequilibrio ecológico es tal que, en años recientes, la erosión del mar es mayor a la cantidad de sedimentos depositados por el río, lo cual que quiere decir que el delta está desapareciendo progresivamente, y cada vez más de prisa. El primer faro que se construyó en él ya está sumergido 6 kilómetros mar adentro, y en los próximos 40-50 años se calcula que toda la población de Poblenou (uno de los pueblos del Delta) habrá desaparecido, engullida por el mar.

Éso sí... los bloques de apartamentos y hoteles se siguen construyendo... alguien me lo puede explicar?


Pero bueno, no quiero ser totalmente negativa... como he dicho antes, se vé que en años recientes se ha empezado a valorar la zona más, y en ciertos aspectos se nota que se pone más esfuerzo en protegerla. Hay mucho trabajo por hacer...

En nuestra visita recorrimos los puntos más destacados del Delta, desde la Playa de la Marquesa y Riumar, con unas vistas espectaculares de la costa catalana al norte del Delta (Ampolla, Ametlla de Mar...), formando una laguna de agua templada. Hacia el sur de la desembocadura, vimos la playa de los Eucaliptus, y recorrimos toda la costa hasta llegar al pueblo pesquero de Sant Carles de la Ràpita. 

Por el camino vimos muchísimas aves en las lagunas del Delta, los flamencos las más espectaculares de ellas. 


Y para rematar nuestra visita, en Sant Carles, visitamos el Club Nàutic y no pudimos resistir la tentación: conocimos a un simpático monitor, Joan, echamos un velero al agua y pasamos tres horas aprendiendo a navegar a vela. Sebastian ya tenía experiencia en navegación (lo hizo un par de veces en Malasia con veleros grandes), pero yo nunca lo había probado y es algo que siempre quise aprender.

Nos lo pasamos bomba aprendiendo las nociones básicas de la navegación a vela, y nos dimos un buen paseo por la gran bahía de Sant Carles, protegida por la extensión más hacia el sur del Delta. La última hora de la "clase" nos animamos a sacar el spinnaker, la vela con forma de globo que se coloca delante de las velas triangulares normales, y que le da muchísima velocidad a la embarcación. Nos embalamos de mala manera y hubo algún momento en el que nos veíamos en el agua!!! Por suerte, con la ayuda del monitor, pudimos controlar la situación!

En fin... que fueron dos días (bueno en realidad fueron 24 horas!) intensos y divertidos...

... pero por favor, que se haga algo para mejorar el aspecto y la situación del Delta del Ebro. Que paren de edificar como locos, que limpien las basuras, que protejan y respeten más el medio ambiente, que no construyan esas fábricas horrorosas... tenemos un país fantástico, lleno de cosas bonitas, pero muchas de ellas las destrozamos. Es una pena!


5 comentarios:

  1. Tienes razón, la ultima vez que estuve en el Delta estaba bastante descuidado, ahora por lo que dices parece que lo están cuidando un poquito. Otro día que vayáis tenéis que ir a las salinas pero con un barquito, (en San Carlos los alquilaban, supongo que ahora seguirá igual). También deberías seguir la ruta mas allá de San Carlos, hasta Peñiscola por lo menos.
    Buen fin de semana

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que con el Delta del Ebro se traen unos líos que yo pienso que nunca acabarán por solucionarse.
    Desastres ecológicos se ven por todos lados pero cuando te pilla tan de cerca todavía te da más rabia no poder hacer nada por evitarlo.

    Qué bien lo debisteis pasar en el velero! Mi primo se ha sacado el título de patrón y ya le he dicho que nos tiene que dar una vueltita, jeje.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué fotos más bonitas! ( será por los modelos).Desgraciadamente , los planes de urbanización se están llevando por delante zonas bellísimas del planeta.Es una pena.Aquí tenemos una zona en el norte, un valle plagado de plataneras que se (casi) adentran en el mar, que va a ser urbanizado en breve....cada vez que lo veo, procuro empapar mis retinas con el pasisaje, por si un día lo único que veo sea cemento.En fin.......

    ResponderEliminar
  4. Hola Riccio - sí que está dejadita la zona, sí... es una pena. Cuando hicimos el curso de vela pasamos por al lado de las salinas. La próxima escapada nos vamos para más abajo, como nos recomiendas!

    Hola Vane - lo del velero fue genial! A ver si nos animamos a sacarnos el título, como tu primo. La sensación de navegar a vela te hace sentir totalmente libre... es muy bonito.

    Gracias Menda! En España se hacen muchos destrozos que no tienen ni pies ni cabeza ni perdón. Leí un artículo en The Times hace un año más o menos, donde una de las empresas de construcción y desarrollo urbanístico más importantes del mundo citaban a España como el ejemplo de cómo NO hacer las cosas en cuanto a urbanización turística, sobretodo en zonas de la costa... es una pena, porque tenemos de todo en España pero no lo sabemos ni apreciar ni cuidar.

    ResponderEliminar
  5. Conozco es zona y siento decirte que tienes toda la razón en lo que expones.
    EL tema de la construccion ya está un poco frenándose, pero lo de las presas hidroelécticas...
    Ya sabes, cuando se habla de dinero, en este país se llevan por delante lo que haga falta, aunque sea una maravilla natural como el Delta del Ebro y sus alrededores.
    Saludiños!!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasarte por "Tres Cosas Hermosas" y dejarnos un comentario!