miércoles, 29 de abril de 2009

Pequeña Anotación Adicional...

Necesito añadir un pequeño comentario al post de ayer... espero que no os importe.

Una familia amiga nuestra nos ayudaron a organizar el recital y vinieron también a disfrutarlo. El matrimonio, con sus dos hijos (de 9 y 10 años), estaban sentados en la primera fila. El hijo se pasó medio concierto preocupado al ver la cara de Sebastian, y le preguntaba a su madre: "Mama, por qué está tan enfadado Sebastian?" - a lo que la madre le respondía: "No está enfadado, está concentrado, cuando se toca el violín, se tiene que estar muy concentrado". Pero el niño no estaba convencido, y le seguía diciendo a su madre: "no, mama, mírale la cara... está muy enfadado". Al acabar el concierto, vino corriendo para ver lo que le pasaba...

Nos hizo mucha gracia esta observación tan cándida de un niño... aunque viéndole la cara a Sebastian en ciertas ocasiones (como en la foto), no me extraña que el pobre crío estuviera preocupado! Parece que esté poseso por alguna "fuerza oscura y maligna"...

6 comentarios:

  1. Jajjajaja, es que los niños son así de espontáneos y sinceros.Supongo que la cara de tu esposo se 'transforma' porque vive lo que hace y pone toda su alma y cuerpo en ello.Y que no falte la inspiración!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Pobre, qué rato pasaría el niño, ja ja ja...

    ResponderEliminar
  3. ay..me había perdido el resumen del lunes!!

    enhorabuena, otra vez; me alegra mucho la acogida que tuvisteis...pero no me extrañan las reacciones...tuvo que ser una maravilla!!

    (el amiguito vuestro es fantástico..pero qué mal rato tuvo que pasar!)

    besos

    ResponderEliminar
  4. JA JA JA
    Qué simpático el crío!
    Normal, y si está acostumbrado a ver a Sebstián soniendo... Pues pobret.
    Saludiños

    ResponderEliminar
  5. Hola Menda! Sí que tienen gracia los críos, sí. Y sí que lo vive mucho... a mi me encanta verle cuando toca el violín. Me emociono y todo!

    Beatriz - el pobre crío se pasó el concierto agobiado!

    Hola Maba - ver a la gente llorar con la música fue lo más. Estaba todo el mundo super metido en el concierto!

    Marieta, guapa! - es que Sebastian se transforma cuando toca... no parece el mismo!

    ResponderEliminar
  6. Enhorabuena susana, con solo verte la cara de felicidad que tienes no hace falta que nos digas que el concierto fue un éxito. Verdaderamente me muero de ganas de oír tocar a tu marido con todo lo que nos has contado tiene que ser un regalo para los oídos. Ya te dije una vez que la música es el arte más directo, entra por el oído y va al corazón.
    Que mal lo tuvo que pasar el pobre niño.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasarte por "Tres Cosas Hermosas" y dejarnos un comentario!