sábado, 14 de marzo de 2009

Un Violín Centenario, Peleón & Reluciente!


En Abril y Mayo del año pasado os explicaba el curioso mito que existe alrededor del famoso fabricante de violines Antonio Stradivari, y también sobre el fascinante mundo de los violines, la complejidad y diversidad de materiales que se utilizan para su fabricación... desde tripas de oveja hasta madera de Pernambuco.

A un violín, para que dé su máximo rendimiento, hay que cuidarlo y quererlo. Sobretodo si es una belleza y un pequeño tesoro como el que toca mi marido, un violín del fabricante holandés Hendrik Jacobs (1629-1704), fabricado en el 1690. No os parece increíble que esta "cajita de madera" tenga más de 300 años? Que, a pesar de su edad, todavía produzca tal belleza de sonido? Os imagináis por cuántas manos ha pasado, cuánta música ha comunicado, y la de historias que nos podría contar si nos pudiera hablar?

Yo cuando lo miro, y lo escucho, no me canso de admirarlo, no paro de sorpenderme. Es como si mi marido caminara con un Rembrandt en la mano, pero aún mejor: puede darle vida cuando lo toca, puede hacerle hablar.

Y como os decía, a un violín hay que quererlo y cuidarlo. Esta semana lo tuvimos que dejar al pobre más de una semana en un Luthier de Barcelona, que es como una¨"clínica de recuperación" o "Spa" para instrumentos, ya que necesitaba un cuidadoso encolado, una buena capa de barniz, un repaso del arco y de las piezas interiores. Como si fuera un miembro más de la familia, no nos gusta dejarlo días fuera de casa, pero el pobre andaba algo afónico.

Por suerte, ya lo tenemos de vuelta en casa, con su fuerte voz recuperada y con un "look" que ni como nuevo... nadie diría que este año cumple 319!

12 comentarios:

  1. 319 añazos!!! Y lo que le queda aún!!! Es impresionante...y yo también me pregunto quienes lo han querido y cuidado durante todos estos años...increible....me voy a leer los otros post de los violines! Buen fin de semana! Un beso. Bea

    ResponderEliminar
  2. Que historia tan bonita!!! Me imagino que es un miembro más de la familia, en realidad es el miembro tricentenario de la familia..jeje.
    Bello tu blog!!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Very impressive and beautiful story Susana. You are always my reference for music, art, cinema and history.
    Yesterday (or early morning today) I watched the Spanish movie (Abre los ojos)the one that Tom Cruise re-did as Vanilla Sky. I still prefer the Spanish one, more authentic.

    ResponderEliminar
  4. Beatriz: hola! a que se mantiene bien??? Espero que te gusten los otros posts... la historia de Stradivarius es bien curiosa!

    Sra. Neurosis: Bienvenida de nuevo! Sí... es el más "viejo" de la familia! Lo queremos mucho!

    Khaled: Hi! Thanks for saying that! Very kind... I will have to work hard to maintain the standards! Yes, it is a very good film, and much better than the Tom Cruise version. It is directed by Alejandro Amenábar, same guy who directed "The Sea Inside" with Bardem, and "The Others" with Nicole Kidman. A very talented director! Beatriz talked about his latest film "Agora" on her blog recently.

    ResponderEliminar
  5. Hola Susana ! gracias por visitar mi blog, ahora soy yo la que está de paseo por el tuyo.
    Sabes ? el violín es uno de mis instrumentos preferidos, su sonido siempre me pone la piel de gallina.
    Por lo que cuentas, el que tenéis en casa es un verdadero tesoro, aparte de ser el tatatatatarabuelo de la familia, jeje. Enhorabuena y a cuidarlo bien para que dure al menos otros trescientos años !

    ResponderEliminar
  6. conocí recientemente a unos Luthiers..me fascina ese trabajo..me parece increíble... cuánto se tiene que querer a un instrumento que no es tuyo, verdad???

    el violín de tu marido es una maravilla, no cabe duda

    besos

    ResponderEliminar
  7. Es increible que un instrumento tan pequen-o pueda durar tanto. Tu esposo debe cuidarlo como cosa buena. Muchas gracias por una columna tan interesante.

    Saludos desde Londres.

    ResponderEliminar
  8. 319!!! Qué joyaza, por Dios... Es que yo no sé tocar el violín pero si me acerco a verte me dejaréis acariciarlo, verdad??? Prometo no hacerle daño, sólo pasar los dedos e intentar que me transmita.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Vane: Hola! Bienvenida! Gracias por pasarte por aquí y por todos los comentarios tan amables que nos has dejado! Yo hace tiempo que ví tu blog pero siempre andaba liada y no te dejé mensajes! Te visitaré a menudo! Y sí... el violín es precioso, mágico. Pero mucho trabajo el tocarlo!

    Maba: a que sí que es fascinante el tema de los Luthiers? Es todo un arte. El chico que nos lo arregló en Barcelona se le notaba que estaba super orgulloso de su profesión. Y sí, el violín de mi marido es algo especial. El pobre está algo achacado pero cómo aguanta!

    Cubano: verdaderamente increíble. Lo cuida un montón, tiene que mirar que el ambiente esté ni muy seco ni muy húmedo, lo tiene que limpiar y agarrarlo con mucho cuidado. Y cuando lo toca... éso es magia!!!

    Marieta: Pues claro que puedes! Cuándo te vienes a vernos???

    ResponderEliminar
  10. A mí me parece algo casi mágico. Que un artilugio de apariencia tan frágil lleve 319 cumpliendo fielmente con su cometido, es algo casi mágico.

    ResponderEliminar
  11. Que maravilla de violin, este es el que utiliza en sus conciertos o solo en ocasiones muy especiales?

    ResponderEliminar
  12. Un privilegio tener ese tesoro entre las manos y poder tocarlo.

    PD: me preguntaste hace mil años por el cuadro de mi cabecera, es de Ignacio Díaz Olano.
    Soy un desastre y aunque no lo parezca te leo en la sombra, ;).

    Besossss.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasarte por "Tres Cosas Hermosas" y dejarnos un comentario!