martes, 24 de febrero de 2009

Mozart: Canon del Trasero, su Efecto & Interpretación de Glenn Gould

Hay mucho que contar sobre Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791), quien, en su corta vida, compuso más de 600 piezas musicales. Un prodigio musical precoz, el niñito ya dominaba perfectamente tanto el violín como el teclado con apenas 4 años, y a los 5 ya empezó a componer sus propias obras... cuando cumplió los 10 ya estaba haciendo el tercer tour de conciertos por Italia, organizado todo por su dominante y también músico padre. Su genio es legendario, con una capacidad musical inigualable, capaz de componer una pieza musical entera de un tirón, sin tener que cambiar ni una nota.

Gran amante de las fiestas y el baile, de las mascotas (tenía varias de ellas), presumido y vanidoso (estaba orgulloso de su pelambrera y le encantaba lucir trajes nuevos), derrochador y el hombre además tenía cierta predilección por el humor escatológico y algo verdecillo... incluso compuso un canon titulado "Leck mich im Arsch" ("Chúpame el Culo")... quién dice que la música clásica es cursi y refinada?

Aunque consiguió fama en vida, a su esposa y a él les encantaba gastar dinero y vivir "la vida loca", y cuando llegaron tiempos difíciles, se vieron ajustados con el dinero. Una enfermedad no del todo clara le arrebató de su vida a los 35 años. Tras él dejaba a su esposa Constanze, dos hijos, y un legado musical que le convertiría en uno de los más grandes compositores de todos los tiempos...



Aunque la vida de este compositor es sin duda fascinante, hay otro aspecto sobre Mozart que me parece bastante curioso y del que no había oído hablar hasta hace poco: el EFECTO MOZART.

El investigador Alfred Tomatis, alrededor del 1991, empezó a realizar estudios sobre cómo la música de este compositor podía ser utilizada como un estímulo para curar una serie de enfermedades y anomalías físicas y mentales. Múltiples investigadores de todo el mundo, como Don Campbell o Rauscher y Shaw, siguieron con los estudios, que desvelaron resultados sorprendentes. 

Por un lado, numerosos experimentos realizados con pacientes con epilepsia grave, demostraron que la inmensa mayoría de estos pacientes respondían de manera positiva a la música de Amadeus Mozart - en Chicago, por ejemplo, 23 pacientes de 29 sometidos al experimento, mostraron una mejoría considerable. En Londres, las descargas epilépticas de todos los pacientes expuestos a la música se redujeron un 50%... increíble, no? Similares resultados se han conseguido también con personas que sufren tartamudez, o problemas de coordinación al caminar.

Por otro lado, a nivel educativo, repetidos experimentos también han demostrado que los niños que escuchan a Mozart, especialmente durante época de preparación de exámenes, cuando requieren un mayor esfuerzo en cuanto a concentración y memoria, han conseguido una mejora de un 10% en sus resultados... lo mismo pasa cuando los niños escuchan a Mozart mientras realizan un test de IQ (coeficiente intelectual): todos consiguen de 8 a 1o puntos extras, y casi siempre en le test de "razonamiento espacial".

Como digo, se han realizado y aún se están realizando muchos estudios con este tema, y los resultados siempre han sido sorprendentes. Y lo curioso es que los resultados positivos sólo se consiguen con Mozart - especialmente las sonatas para piano, la de doble piano en particular - ningún otro compositor u otro tipo de música consigue este efecto! 

Se vé que este "efecto milagroso" es debido a la estructura de estas composiciones, y a la periodicidad y repetición de las formas y contornos de las frases musicales que Mozart utilizaba. Su domimio de la simetría musical es único, y es esta simetría la que conecta de alguna manera con nuestro cerebro, estimulando que responda de cierta manera - con mejores resultados en el estudio o en ciertos tests, disminuyendo el número de descargas epilépticas en enfermos, ayudando a controlar la tartamudez, etc.

Ojo... no os penséis que si obligáis a vuestros niños a escuchar kilómetros de Mózart (no los torturéis así!) los vais a convertir en genios o les crecerá el cerebro.... no. Pero sí que está demostrado que la música de este gran compositor puede ayudarles a mejorar sus niveles de concentración y de memoria, mientras estudian o se preparan para exámenes. Y de todas formas, terapeutica o no, dosis generosas de Mozart y de música clásica siempre son recomendables en esta vida, no?



Y bueno, por si acaso estáis en tal estado de shock después de lo que os he contado y queréis probar el "Efecto Mozart" de manera inmediata, aquí tenéis al pianista canadiense Glenn Gould interpretando el tercer movimiento de la sonata para piano K.333 de nuestro amigo Mozart...

Por cierto que Gould, aunque un gran pianista, era un personaje de lo más excéntrico, con unas manías rarísimas: se movía de manera peculiar al tocar y solía cantar mientras tocaba, insistía en llevar a todos sus conciertos la silla que su padre le hizo especialmente para tocar el piano de pequeño aunque se estuviera cayendo a pedazos, tenían que aclimatar la sala a temperaturas tropicales porque era super friolero, tenía fobia al contacto humano y no soportaba que le tocaran... y si veis alguna entrevista grabada de él, veréis que no hay Dios que lo entienda. Eso sí, un gran pianista, como digo!

Este artículo va dedicado a Beatriz, especialmente lo del "Efecto Mozart"!

12 comentarios:

  1. Qué bien nos ilustras a los profanos!!
    Gracias, porque se hace ameno y divertido.
    Un besiño,

    ResponderEliminar
  2. Gracias por ilustrarnos a los profanos.
    Se hace muy ameno y divertido.
    Un besiño,
    (ESto casi nunca me deja publicar comments)

    ResponderEliminar
  3. Hola Marieta! Gracias, guapa! Voy a escuchar más a Mozart, a ver si se me "ilumina" el cerebro un poquillo...

    ResponderEliminar
  4. susana!! Gracias por tu esfuerzo!!! Me ha encantado el post. Voy a imprimirlo para leerlo despaio. Luego vuelvo a hacerte mis comentarios. Un beso, y gracias de nuevo. Bea

    ResponderEliminar
  5. A pesar de su corta vida y malograda carrera, Mozart se encuentra entre los grandes genios de la música. En verdad, si no fuera por la música, habría más razones para volverse loco.

    ResponderEliminar
  6. lo mejor es la advertencia de no torturar a los niños!!! pero, la verdad...es que así como lo leía pensaba...tengo que comprarme algo de Mozart..que no tengo en casa...así que para una profana...qué puedo encontrar en la fnac, por ejemplo, para tener en casa y escucharlo la niña y yo mientras jugamos?? (se nota que estoy pidiendo una recomendación?)

    besos y muchas gracias.. y, ya de paso..qué ta pareció la peli de Milos Forman??

    ResponderEliminar
  7. Beatriz: de nada! espero que te guste!

    Riccio: un gran genio era este Mozart, sí señor!

    Maba: jajaja! es inevitable querer comprarse algo de Mozart! No sé si lo tendrán en FNAC, pero prueba Mozart - Complete Piano Sonatas and Variations, de la casa EMI, con Daniel Barenboim como pianista. Barenboim es un gran pianista y director de orquesta, algún día tendré que escribir sobre él. Puedes ver un video de él tocando Mozart en http://www.youtube.com/watch?v=arbl_4oE5K8

    Ya me dirás si da resultado!

    ResponderEliminar
  8. Hola de nuevo Susana! Me ha ecantadoel pot. Muchas curiosidades y sobre todo muy interesante el efecto Mozart. Ya he leido tu recomendación a Maba y creo que voy a hacerme yo también con lo mismo. Seguramente aprovecharé las tardes de primavera y lo pondré de fondo mientras juegan en el jardin...así van "haciendo oido", ja ja...Un beso.bea

    ResponderEliminar
  9. Hi Susana,

    Thanks for sharing. I always like the classic music including Mozart. I use to listen to it all the time after midnight.
    You have been my good reference for music and international cinema.

    ResponderEliminar
  10. Supongo que te refieres al Canon "O Du eselhafter Martin". Recomiendo en mi blog un disco con cánones de Mozart y motetes de Mendelssohn interpretado por el coro de niños de Tölz... Bueno, en realidad dedico el blog a este coro: http://toelzerknabenchor.blogspot.com. Supongo que si se oye a Mozart cantado tan magníficamente por estos niños de voz celestial, el efecto se multiplicará.
    Ah: ¿qué es esto, un blog del futuro? Porque pone que estamos a no sé qué día de febrero de 2009. Susana, te aconsejo que entres en "configuración", "formato" y le pongas bien la fecha. Estos saltos cronológicos no han de sentar muy bien...
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. ¡Ay, ay, qué idiota! Perdona, Susana: es que no me hago a la idea de que estamos ya en 2010... Creo que este año es el que más trabajo me está costando automatizar. ¡Vivo en el pasado!

    ResponderEliminar
  12. Simplemente ¡me encanta! Tu blog está genial, hoy necesitaba esa pizca de positivismo :)

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasarte por "Tres Cosas Hermosas" y dejarnos un comentario!