jueves, 23 de octubre de 2008

Nueva Casa, Nuevo Pueblo & Nuevas Costumbres

Ya estamos instalados hace unos días en nuestra nueva casita en un pueblecito en la provincia de Teruel (la que veis en la foto). Durante nuestros primeros días en el pueblo nos acompañaron Colin y Susan, y también mi mami y hermano Dani.

Hemos pasado unos días muy tranquilos y de relax con ellos, durmiendo mucho, comiendo bien y paseando por los pueblos vecinos de vez en cuando. Han sido unos días muy agradables... ayer cuando se marcharon mama y Dani nos quedamos muy tristes y la casa no parecía la misma!


El pueblo nos encanta, y la verdad es que ya nos conoce todo el mundo. Ya se sabe que en los pueblos pocos secretos se pueden guardar, y como nos dijo el chico que lleva el bar de la plaza: "preparaos para el tercer grado", o sea, a que nos interroguen y nos analicen todos los del pueblo con detalle.

Y así fue, desde la carnicera hasta la pescadera, el secretario del ayuntamiento, el fontanero, el cura, las señoras que van cada día a misa, la del colmado, el médico de cabecera... y el peluquero, que su nombre guardaremos en el anonimato, pero que es el personaje más personaje del pueblo, simpatiquísimo él. Hasta le vienen las señoras a la peluquería simplemente a tomarse el café y a hacer la charla en la peluquería, sin cortarse ni teñirse, ni siquiera sin lavarse el pelo. El pobre peluquero ha tenido que empezar a cobrarles por el café, porque si no el negocio no le iba con estas señoras que charlan mucho pero no se hacen nada...

Pero que os vamos a decir, a pesar de los cotilleos y las cosas que tienen los pueblos, nos encanta estar aquí. Estamos tranquilos, rodeados de campos de olivos y almendros, la gente es muy amable y simpática, y nos están tratando fenomenal. Las tiendas son como "las de antes", con el colmadito del pueblo, la panadería, la carnicería, la cooperativa del vino y el aceite, la biblioteca y el colegio... ah, y los miércoles por la mañana, mercadillo de frutas, verduras, pescado, churros y demás en la plaza del ayuntamiento! Con tantas grandes superficies y mega centros comerciales invadiéndonos por todos lados, ya me había olvidado de que existían los mercadillos!
La verdad es que es otro estilo de vida, muy diferente a las grandes ciudades donde hemos vivido. Imaginad la diferencia, que esta mañana nos hemos ido la "ciudad" más cercana al pueblo a abrir una cuenta de banco para Sebastian - no nombraré bancos, pero el hombre que nos atendió se hacía tal lío con el ordenador, e intentado descifrar el nombre de Sebastian, que al final me ofrecí a ayudarle a teclear la ficha. Lo más sorprendente es que el hombre, agradecido, me dijo que sí, y ahí me tenéis sentada en su silla dentro del mostrador, rellenando la ficha de apertura de cuenta para mi marido en el sistema informático interno del banco. No exagero, era para hacer una foto.

No es normal, ya lo sé, pero para que veais la tranquilidad de la gente por estas tierras... eso sí, la cuenta la abrimos y almenos pudimos acelerar el proceso, porque si no lo hago yo, todavía estaríamos en la sucursal, esperando a que el pobre hombre se aclarara con las teclas y pudiera deletrear el nombre completo de Sebastian!
Viva la vida de pueblo!

jueves, 16 de octubre de 2008

Caminata, Recogemoras & Vaca Observadora

Hace un par de días nos dimos un buen paseo por las montañas, antes de dejar nuestra casita en los Pirineos, para mudarnos a un pueblito de Teruel. Nos lo pasamos muy bien, aunque todo se ha de decir que Colin y Susan se llevan el premio, ya que caminaron durante unas ocho horas y subieron hasta la cima de la montaña enfrente de casa.

Sebastian y yo, como veis en la foto, fuimos algo más vagos y caminamos tranquilitos durante dos horitas, mientras recogíamos moras silvestres buenísimas. Por el camino, una vaca gigantesca nos observaba detenidamente...


Acabamos con kilos de moras, brillantes y bien gordetas... mmm!!!



martes, 14 de octubre de 2008

Palillos Chinos Artesanos, Aves Rapaces y Barrancos

Ya sabéis que mi suegro Colin y su amiga Susan están pasando unos días con nosotros. La semana pasada nos fuimos de excursión tres días con ellos a la zona del Pre-Pirineo Aragonés, en un parque natural llamado Cañones y Sierra de Guara. Yo la verdad es que nunca había oído de esa zona, hasta hace unos meses, cuando una amiga de Julián nos puso en contacto con una chica que vive en esta Sierra y con la que me escribí varios mails y me habló de lo bonito que es el paisaje y lo contenta que están ella y su marido e hija de vivir aquí.


Pues hacia la Sierra de Guara nos fuimos los cuatro! Aparte de pasarlo bomba y ver lugares preciosos (ahora os cuento), también celebramos el cumpleaños de Sebastian allí. Colin recogió unas ramitas de olivo del campo y las talló en forma de palillos chinos como regalo de cumpleaños para Sebastian. Fue un regalo de lo más artesano y una buena combinación sino-mediterránea, un poco como lo somos Sebastian y yo! Fue un gran detalle además de un regalo especial y original, y Sebastian está encantado y tiene los palillos al lado de la cama y los observa detenidamente cada noche!


En la Sierra de Guara nos hospedamos en un hotel rural en un pueblo llamado Bierge. El hotel fue una pequeña joya que encontramos en el Internet, y que lo llevan dos hermanas muy simpáticas, y con un padre de lo más hospitalario y conversador. Dormimos y comimos muy bien allí, y el pueblo es muy bonito y tranquilo, con una bonita iglesia en la cima de una pequeña colina, rodeada de campos de olivos y almendros, y las Sierras de Guara en el fondo del paisaje.

En Bierge pudimos pasear por un camino muy bonito bordeando un gran barranco, y también visitamos la Ermita de San Fructuoso en el pueblo, con unas impresionantes pinturas murales de los siglos XIII y XIV.

Pero la visita estrella fue el día que pasamos en Alquézar, un pueblo medieval situado no muy lejos de Bierge. El pueblo ya de por sí es impresionante, con un enorme monasterio construído al borde de un enorme barranco, que en sus orígenes fue una fortaleza musulmana de lo que era en esa época una ciudad Islámica llamada Al-Qsar.


Mientras Colin y Susan disfrutaban de unas tapitas en una terraza, Seb y yo nos compramos una barra de pan, un poco de chorizo ibérico y unas latas de Fanta, que disfrutamos sentados al lado del monasterio, y en un mirador al borde del barranco. Entonces descubrimos que había un camino que bajaba por el barranco, y después de comernos nuestro bocadillo de chorizo improvisado, bajamos por el camino a "investigar".

El camino resultó ser como descubrir un tesoro oculto: puentes y senderos de madera combinados con escalones de piedras se adentraban en el barranco, con el monasterio y sus torreones imponiéndose por encima nuestro, y el sonido del río al final del barranco haciéndose poco a poco más cercano.

Cuando al final llegamos abajo de todo de ese enorme barranco, descubrimos una maravillosa cueva, por donde se adentraba despacio el río, y al seguir el cauce el río, atravesando unas pasarelas elevadas construídas bordeando la piedra del barranco, llegamos a un embalse de agua, con unas cascadas de agua fresca preciosas.

El sol brillaba con fuerza y la caminata nos hizo entrar en calor. Cuando vimos esa agua fresca y cristalina, los dos pensamos lo mismo: vamos a bañarnos! Sebastian fue el valiente de meterse primero, pero sólo meter las piernas, el agua estaba tan fría que hasta se le entumecieron y fue incapaz de meterse del todo... eso sí, aguantó lo suficiente para inmortalizar el momento en una memorable foto!


Pues sí, la caminata por el barranco fue increíble, con unas vistas maravillosas, un río precioso y un ascenso de vuelta a Alquézar por el otro lado del Monasterio, disfrutando de la vegetación, del agua, del olor a hierbas y del milagroso paisaje.



Ya de vuelta en Alquézar, dimos un último paseo con Susan y Colin, subiendo a la colina justo enfrente del pueblo. Una vez arriba pudimos disfrutar de unas maravillosas vistas del pueblo medieval, de todo el Valle de Guara, y al fondo en el horizonte, de los picos nevados de los Pirineos.

Durante nuestro último día en Bierge, tuvimos la gran suerte de ver en vivo, y bien de cerca, un montón de aves rapaces. Cerca del hotel, paseamos por unos caminos que llevan a un comedero de pájaros, donde voluntarios alimentan a las aves rapaces, y muy cerca nuestro, vimos a unos enormes buitres leonados descansando en lo alto de un árbol (en la foto de abajo los veréis, aunque me salió algo borrosa!). En la distancia vimos muchos más, hasta unos buitres jóvenes que descansaban en medio de unos campos.

Jamás había visto a unas aves tan enormes tan de cerca, en su hábitat natural. Me impresionó mucho, y hasta me asustaron un poco, ya que los buitres son aves de apariencia algo tenebrosa.

Cerca de Bierge, visitamos otro pueblo donde hay un pequeño observatorio de pájaros. Habíamos visto muchos buitres y otras aves rapaces durante esos días, pero el ave que Colin se moría de ganas de ver era al llamado Quebrantahuesos, un ave medio águila, medio buitre, y única ave rapaz que aprovecha hasta los huesos de sus presas, y los lanza desde las alturas para romperlos y poderse comer la sustancia nutriente del interior.

Después de esperar mucho y cuando ya estábamos a punto de rendirnos, Sebastian vio en la distancia a un ave volando hacia nosotros... y ahí estaba, un quebrantahuesos, acercándose a nosotros! Y después otro! Los vimos perfectamente bien, y con los prismáticos pudimos observar todos los detalles!

Ver a un par de quebrantahuesos fue la guinda de un delicioso pastel de preciosos paseos, buenas comidas, espectaculares paisajes, palillos chinos artesanos, barrancos y ríos, buitres expectantes, celebraciones de cumpleaños... fueron unos días excepcionales.


sábado, 11 de octubre de 2008

Happy Birthday, Baby


My darling baby, you are the light and love of my life. You fill my days with compassion, happiness and laughter, and every day I Love You more and more. From your wife... Happy Birthday, Sebastian!


domingo, 5 de octubre de 2008

Temperaturas Pirenaicas, The Bird Brake, Huéspedes, Mega-Seta, Corderitos & Día de Montañas

Se nos pasan los días sin apenas darnos cuenta, y como quien no quiere la cosa, ya estamos en Octubre! Muchísimas gracias a Julián por llamarnos desde Malasia el otro día, nos encantó oir tu voz y te esperamos con ansia! Y también a "Danichil" (Dani y Chelo), por llamarnos desde Galicia... menuda sorpresa!!! Tenéis que venir a vernos o nos vamos nosotros para Galicia!


Como seguimos con la conexión de Internet limitada, no puedo escribir tanto o tan a menudo como quisiera, así que para aprovechar que hoy la cosa funciona, en vez de TRES COSAS, os cuento SEIS:



1. Aquí arriba en las montañas del Pirineo Aragonés ya se nota que ha llegado el otoño – los días son cálidos ya que el sol brilla con fuerza, pero por las tardes, y a la que se esconde el sol detrás de las montañas, la temperatura baja de repente, y muchísimo! Lo bonito del otoño en un lugar como éste, a parte de los preciosos paisajes y estar rodeados de naturaleza, es el poder disfrutar del sol durante el día, sentados en el jardín (o "cultivando tomates" como veis en la foto...), y por las tardes, refugiarnos en la casita de piedra, con la calefacción puesta y cocinar juntos mientras escuchamos como sopla el viento de las montañas en el exterior. Y por supuesto, nada mejor que, al final del día, meterse en la cama y cobijarnos debajo de un pesado y mullido edredón.



2. Después de nuestras sospechas de tramas de sectas de brujas terroríficas, llegamos a la conclusión de que el motivo por el que nos encontrábamos numerosos pájaros muertos en las ventanas de la casa tenía una explicación menos esotérica y más científica. Resulta que los pobres pájaros ven el paisaje reflejado en el cristal de la ventana y los pobres, van volando hacia ella pensando que el paisaje se extiende delante de ellos y claro, se la pegan contra el cristal. Algunos de ellos sobreviven, pero por desgracias, los que vuelan a gran velocidad se hieren mortalmente. Decidimos que teníamos que hacer algo al respecto, ya que nos daba muchísima pena ver a los pájaritos sufrir y morir así – y como tengo un marido muy creativo y con grandes recursos, montó este medio invento, media instalación artística en la ventana: “The Bird Brake” o “El Freno para Pájaros”. Como veis en la foto de arriba, es una instalación de “inspiración naturista”, que da a los pájaros un punto de referencia delante del cristal y que los hace frenar cuando vuelan hacia la ventana. No sólo este gran invento ha puesto fin a la continua defunción de pájaros inocentes, sino que también nos permite seguir con las persianas de la ventana abiertas – permitiéndonos disfrutar de luz natural, vistas y el calor del sol por las tardes – y a la vez, da un toque “artístico-surrealistanatural-abstracto” a la ventana y al salón!

3. Y esta semana, tenemos huéspedes! Han venido a visitarnos Colin, mi suegro (padrastro de Sebastian), y su amiga Susan. Yo todavía no había conocido a mi suegro, así que estaba muy ilusionada pero también algo nerviosa! Si os acordáis hace unos meses, ya os hablé de mi suegro, en el episodio titulado "Gaviotín Ártico, Pájaros Conquistadores & Mi Suegro". En él os explicaba que Colin See-Paynton, es un artista con especial predilección por temas naturistas, especialmente aves y pájaros. Es un hombre majísimo y Susan, su compañera, es muy simpática y dulce, además de fantástica cocinera! Estamos muy contentos de que estén pasando unos días con nosotros, y nos lo estamos pasando muy bien con ellos.




4. Como a Colin le encantan las montañas y la naturaleza, la otra tarde (mientras Sebastian y yo hacíamos la siesta en plan vago!), Colin y Susan se fueron a pasear por las montañas, y se encontraron esta mega-seta monumental... jamás habíamos visto una seta tan gigantesca! Hemos preguntado y no es comestible, pero la tenemos en el jardín a modo de trofeo...


5. El Señor Luís, el pastor del pueblo y que pasea las ovejas al lado de casa, nos vino a visitar la otra tarde. Es un señor muy amable y nos trajo unos tomates bien ricos de su huerto, con los que hicimos una sopa de verduras. Nos quedamos parados cuando nos dijo que ese mismo día cumplía 72 años... parece que tenga nada más que 45 o así, está el hombre en plena forma, siempre arriba y abajo por el monte! Vimos como ayudaba a una de sus ovejas a parir un corderito chiquitito, la pobre no podía y el Sr. Luís la tuvo que ayudar. A los cinco minutos, el corderito ya estaba de pie y mamando de su madre! Después nos llevó a los cuatro a visitar el establo donde tiene a las ovejas, y nos enseñó a todos los corderitos. Tenía como a 80, super bien cuidados y alimentados. Había una ovejita negra, con la cabecita blanca que me seguía a todas partes y me chupaba los dedos - a la pobre se le murió la madre después de dar a luz, y siempre anda buscando a una mami sustituta, y la pobre me seguía a mi. Era una monada de ovejita, se me subía encima para que la cogiera y la abrazara. Nos ha dicho el Sr Luís que cuando queramos podemos entrar al establo y jugar con las ovejas... qué bien!

6. Ayer nos fuimos los cuatro al Parque Nacional de Ordesa, y pasamos horas caminando. El paisaje era espectacular y hacía un día precioso. Vimos ríos con cascadas de agua helada, montañas imponentes y bosques de árboles centenarios. En cuanto se fue el sol, la temperatura bajó de golpe y emprendimos la ruta de vuelta. Había grupos de montañeros que llevaban las tiendas y los sacos para pasar la noche en las montañas. Acabamos hechos polvos, nos dolía todo el cuerpo de caminar, pero sentimos una gran satisfacción. Al llegar a casa ya había anochecido, y mientras Susan nos enseñaba a hacer una buenísima sopa de verduras (con los tomates del pastor Luís!), Colin se fue al campo en busca de troncos para la chimenea. Acabamos la velada con una cena una buena sopa al estilo montañero, y un café sentados delante de la chimenea. Estupendo!