lunes, 1 de diciembre de 2008

Familia Von-Trapp, Castillos en el Aire & Mucha Carne!

Montaje artístico-familiar en las estancias del Castillo de Valderrobres

1. Recibir la visita de mami, y nuestros tíos Paco y Carol, este fin de semana. Con todos los ajetreos de nuestros primeros meses por Cataluña y Aragón, a Paco y a Carol aún no los habíamos visto, así que fue una gran alegría que vinieran hasta estas bonitas tierras de Teruel... bueno, aunque estemos en Teruel (que suena lejos para los de casa), nuestro pueblo está al ladito de Tarragona, donde viven mis tíos, o sea que ahora somos casi vecinos.

Mi madre, como sabéis, ya había venido a vernos en Octubre y, para que contaros: se le notaba a leguas que tenía muchas ganas de volver y disfrutar de la vida de "estrés" de pueblo... jejeje. Paco y Carol no conocían esta zona, y parece ser que les gustó mucho nuestro pueblito de adopción, verdad?

Las doncellas ascendiendo a las torres del Castillo

2. Pasamos un domingo la mar de divertido visitando el pueblo de Valderrobres, no muy lejos de donde estamos. Aunque la parte nueva del pueblo en sí no tiene nada del otro mundo, la verdad es que la parte antigua tiene mucho encanto. Ésta conserva las casas y callejuelas de la época medieval, enclavadas en una fortaleza en su época amurallada, y dominada desde arriba por un impresionante castillo y, cómo no, la Iglesia, de la que resalta su fachada de estilo gótico aragonés, de los siglos XIV y XV.


La expedición a la entrada de la fortaleza

Como Carol es gran fan de los castillos medievales, visitamos el Castillo-Palacio de Valderrobres. Este castillo, que se impone desde lo alto del casco antiguo del pueblo, se empezó a construir en el siglo XIV. Fue residencia de varias familias nobles a lo largo de los años, así como de obispos y arzobispos de Zaragoza. Incluso la Reina Aragonesa Doña Leonor de Alburquerque y Doña María de Castilla, fueron residentes ocasionales.

El castillo se ha tenido que restaurar en años recientes (y todavía sigue en fase de restauración), ya que fue abandonado en el 1656 y se deterioró hasta la ruina a partir de entonces. Aunque el trabajo de restauración continúa, vale la pena visitarlo, y me gustaron especialmente su Salón de las Cortes (o Salón de las Chimeneas, por las Chimeneas gigantes que tiene), las estancias privadas (posiblemente la antigua biblioteca) y la cocina con su enorme espacio central para el fogón, cubierto por una enorme cúpula abovedada con salida al exterior por donde salía el humo.

A la puerta de la "casa de mi marido" en Valderrobres

3. Terminar un buen fin de semana, cómo no, con una buena comida, rematada por unos suízos y chocolate caliente en la cafetería de la plaza (amenizados por la música de Sergio Mendes!). Una vez más, fue un fin de semana familiar de buenos embutidos, entrecots de ternera enormes traídos por la mami (para intentar reducir los gases contaminantes de las vacas, según ella), dulces y cocas de Montbrió traídos por los tíos, rosquillas típicas de Valderrobres, vino de la región y, sobre todo, mucha alegría!

Bloqueando la chimenea!

4 comentarios:

  1. Tu no dices donde estas y yo no voy a ser quien lo diga, solo dime si estoy equivocado o voy bien. Estas en un pueblo que raya con el maestrazgo y aproximadamente a 60/70 km tienes un auténtico pueblo medieval, donde la Unesco lo ha reconocido como patrimonio de la humanidad. Si creo que estas donde creo que estas es un pueblo muy bonito, y hay un refran que dice "La mujer y la perdiz, de ......., es ahi donde vives ahora? Ya me diras. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Ja,ja... por ahí van los tiros pero creo que no es el que tú dices, porque no me suena el refrán. Cómo acaba el refrán?

    ResponderEliminar
  3. El refran acaba diciendo el nombre del pueblo.
    Hasta pronto

    ResponderEliminar
  4. No me has dicho si es correcto.......

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasarte por "Tres Cosas Hermosas" y dejarnos un comentario!