jueves, 23 de octubre de 2008

Nueva Casa, Nuevo Pueblo & Nuevas Costumbres

Ya estamos instalados hace unos días en nuestra nueva casita en un pueblecito en la provincia de Teruel (la que veis en la foto). Durante nuestros primeros días en el pueblo nos acompañaron Colin y Susan, y también mi mami y hermano Dani.

Hemos pasado unos días muy tranquilos y de relax con ellos, durmiendo mucho, comiendo bien y paseando por los pueblos vecinos de vez en cuando. Han sido unos días muy agradables... ayer cuando se marcharon mama y Dani nos quedamos muy tristes y la casa no parecía la misma!


El pueblo nos encanta, y la verdad es que ya nos conoce todo el mundo. Ya se sabe que en los pueblos pocos secretos se pueden guardar, y como nos dijo el chico que lleva el bar de la plaza: "preparaos para el tercer grado", o sea, a que nos interroguen y nos analicen todos los del pueblo con detalle.

Y así fue, desde la carnicera hasta la pescadera, el secretario del ayuntamiento, el fontanero, el cura, las señoras que van cada día a misa, la del colmado, el médico de cabecera... y el peluquero, que su nombre guardaremos en el anonimato, pero que es el personaje más personaje del pueblo, simpatiquísimo él. Hasta le vienen las señoras a la peluquería simplemente a tomarse el café y a hacer la charla en la peluquería, sin cortarse ni teñirse, ni siquiera sin lavarse el pelo. El pobre peluquero ha tenido que empezar a cobrarles por el café, porque si no el negocio no le iba con estas señoras que charlan mucho pero no se hacen nada...

Pero que os vamos a decir, a pesar de los cotilleos y las cosas que tienen los pueblos, nos encanta estar aquí. Estamos tranquilos, rodeados de campos de olivos y almendros, la gente es muy amable y simpática, y nos están tratando fenomenal. Las tiendas son como "las de antes", con el colmadito del pueblo, la panadería, la carnicería, la cooperativa del vino y el aceite, la biblioteca y el colegio... ah, y los miércoles por la mañana, mercadillo de frutas, verduras, pescado, churros y demás en la plaza del ayuntamiento! Con tantas grandes superficies y mega centros comerciales invadiéndonos por todos lados, ya me había olvidado de que existían los mercadillos!
La verdad es que es otro estilo de vida, muy diferente a las grandes ciudades donde hemos vivido. Imaginad la diferencia, que esta mañana nos hemos ido la "ciudad" más cercana al pueblo a abrir una cuenta de banco para Sebastian - no nombraré bancos, pero el hombre que nos atendió se hacía tal lío con el ordenador, e intentado descifrar el nombre de Sebastian, que al final me ofrecí a ayudarle a teclear la ficha. Lo más sorprendente es que el hombre, agradecido, me dijo que sí, y ahí me tenéis sentada en su silla dentro del mostrador, rellenando la ficha de apertura de cuenta para mi marido en el sistema informático interno del banco. No exagero, era para hacer una foto.

No es normal, ya lo sé, pero para que veais la tranquilidad de la gente por estas tierras... eso sí, la cuenta la abrimos y almenos pudimos acelerar el proceso, porque si no lo hago yo, todavía estaríamos en la sucursal, esperando a que el pobre hombre se aclarara con las teclas y pudiera deletrear el nombre completo de Sebastian!
Viva la vida de pueblo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasarte por "Tres Cosas Hermosas" y dejarnos un comentario!