lunes, 14 de julio de 2008

Final de un capítulo...



Ayer fue el último concierto de la temporada de la Orquesta Filarmónica de Malasia, y el último concierto de Sebastian con esta orquesta, por lo menos durante un tiempo. Julián y yo fuimos al concierto, que tenía como repertorio la Octava y Novena Sinfonías de Beethoven, con el remate final del "Himno a la Alegría" interpretado por la Coral de Melbourne, Australia.

Fue un concierto emocionante, no sólo por la belleza de la música, sino también porque representa el final de un episodio en nuestras vidas, y el comienzo de uno nuevo, con toda la emoción y el misterio que los comienzos de algo nuevo conllevan.

Nuestros familiares en Kuala Lumpur (no todos, pero un buen grupo) vinieron al concierto también.

No negaré que durante el concierto, Julián y yo dejamos ir alguna que otra lagrimilla de la emoción y también con la nostalgia...

2 comentarios:

  1. Su, que no se ya como contactar contigo...te he puesto un correo.Donde os vais ahora???

    ResponderEliminar
  2. Su, te has olvidado de mi.
    Un beso de cinthia. mucha suerte!!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasarte por "Tres Cosas Hermosas" y dejarnos un comentario!