lunes, 21 de julio de 2008

El sonido de Ferras, Arquitectura Contemporánea & el Genio de las Termitas

1. Escuchar la preciosa Sonata para violín y piano de Debussy, tocada por Christian Ferras



Christian Ferras (1933-1982) era un violinista francés de gran talento. A pesar de la magnífica y poderosa música que Ferras produjo con el violín, durante su vida sufrió de una profunda depresión y desafortunadamente se suicidó en 1982, a los 49 años. Christian Ferras, además de ser un gran violinista, tiene un valor muy especial y sentimental para nosotros. Cuando tenía 6 años, el padrastro de Sebastian puso un disco de Ferras tocando el concierto de violín de Sibelius. Sebastian se quedó tan encandilado por el sonido del violín y cómo era tocado por Ferras, que desde ese momento decidió que quería aprender a tocar ese instrumento. Así que, si no fuera por la bella música y el talento de Ferras, Sebastian posiblemente no hubiera acabado siendo el gran violinista profesional que es ahora (habla la mujer que más le quiere!)... como digo, Ferras significa mucho para Sebastian y para mí también.



2. Estas últimas semanas hemos estado leyendo mucho sobre diseño y arquitectura, y hemos desarrollado cierta fascinación por la arquitectura contemporánea. Nos encanta ver fotografías de edificios mega modernos, diseñados con formas y materiales que se salen de lo ordinario. Edificios que contrastan dramáticamente con el entorno y que a la vez se adaptan a él. Uno de los aspectos que encontramos más interesante, y también estéticamente bello, es el increíble efecto - cuando es bien utilizado - causado por la combinación de la arquitectura moderna con la tradicional, y como combinación puede llegar a crear un balance y una harmonía visual y ambiental perfectos. Las fotos que he escogido (del Museo de Arte Nelson-Atkins en Kansas), creo que son un ejemplo de esta maravillosa y casi mágica combinación de lo clásico y tradicional con las líneas más modernas y atrevidas. El museo fue inaugurado en 1933 y el anexo moderno, llamado el Bloch Building, fue diseñado por el famoso arquitecto Steven Holl y terminado en 1999. Espectacular, verdad?

3. Y como es usual en nosotros, hemos descubierto otro milagro de la naturaleza que nos deja perplejos... los nidos conocidos como "epígeos", construídos por cierto tipo de termitas en África y Australia. Estos insectos construyen unos nidos en forma de torres enormes, las cuales llegan a alcanzar alturas increíbles, sobretodo en las zonas de la Sabana Tropical, donde se han visto nidos de 6, 8 y hasta 9 metros de altura.

El hecho de que una comunidad de estos pequeños insectos sea capaz de organizarse de tal manera que puedan construir estos nidos monumentales, ya es de por sí un gran misterio. Pero la cosa es más increíble todavía...

Estos nidos-torre tienen una estructura muy compleja, y con fines de termoregulación. Me explico... ya sabéis que en zonas desérticas, hay unos cambios de temperaturas muy bruscos y extremos: los días son extremadamente calurosos y las noches son gélidas. Las termitas, para poder sobrevivir en estos cambios extremos, y sobretodo, para poder tener unas condiciones óptimas para la reproducción y manutención de un tipo de hongo que les sirve de principal alimento, necesitan un hábitat donde la temperatura sea constante. Pues bien, como las termitas no tienen acceso a calefacción o aires acondicionados (como os podéis imaginar), o no les apetece pagar facturas quizás, han diseñado sus nidos de tal manera que la temperatura en el interior es prácticamente constante, o con una variación mínima de 1 grado centígrado!


Qué listas son estos bichos, no? Pero como lo hacen? Como digo, las estructuras de estas mega-torres son extremadamente compleja, con unos pasadizos interiores con orificios al exterior que actúan como reguladores de temperatura: por estos orificios entra aire caliente, que después circula por la complicada estructura interior de manera que la temperatura baja, así protegiendo y manteniendo la zona donde las termitas anidan y almacenan su alimento. Las termitas obreras trabajan incesantemente construyendo la estructura y abriendo y cerrando diferentes orificios, asegurándose así que el sistema de circulación termo-regulador funciona a la perfección.

Cómo se pueden comunicar, organizar y coordinar una comunidad de miles de insectos para lograr ésto? Como digo, un misterio.

Los arquitectos y científicos estudian este fenómeno, y de hecho, en Zimbabwe han construído un edificio entero de oficinas basado en el principio de termoregulación de los nidos de las termitas. El edificio, llamado Eastgate Centre, no tiene sistemas convencionales de calefacción ni de aire acondicionado, pero gracias a la técnica aprendida de estos inteligentes insectos, la temperatura en el interior se mantiene constante, consiguiendo un nivel de consumo de energía de sólo el 10% de un edificio de similares caraterísticas convencional. El ahorro de energía es del 90%! Podéis ver fotografías y leer el artículo sobre la maravilla del Eastgate Centre aquí.

El hecho de que podamos aprender de la naturaleza y aplicar lo que aprendemos a diferentes ramas de la ciencia - con el término científico de "biomimética" (biomimicry en inglés) - es otro tema muy interesante de por sí, pero ya os contaré más sobre ésto en mi próximo "blogepisodio"!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasarte por "Tres Cosas Hermosas" y dejarnos un comentario!