sábado, 10 de mayo de 2008

Tripas de Oveja con madera de Pernambuco, una Lección de Piano & Música a Golpes


1. La semana pasada os contaba un poquito sobre el mito de los violines Stradivarius. Pues bien, dejadme que os cuente un poco más sobre este fascinante instrumento musical. No sólo es un gran misterio la "fórmula secreta" que utilizaba el Maestro Stradivarius, sino que la fabricación de un violín de calidad, ya es de por sí un arte que combina materiales fascinantes. Para empezar, las diferentes partes del cuerpo del violín están compuestas de tres tipos de madera : picea, arce y ébano. Como ya os dije, la calidad de la madera mejora con el tiempo, pero con el paso del tiempo también necesitan mantenimiento y reparaciones. Por éso, las diferentes partes se unen con tipo de pegamento especial, hecho de piel hervida de conejo o a veces de caballo. Este pegamento de material animal natural es fácil de disolver o despegar cuando los artesanos necesitan separar las piezas del violín para repararlos.

Las cuerdas del violín, actualmente, estás fabricadas de diferentes materiales sintéticos, y a veces están rodeadas de oro (la cuerda de "MI"), ya que el oro es un buen transmisor de sonido y mejora su calidad. Sin embargo, originariamente, las cuerdas estaban hechas de tripas o intestinos de oveja secados y estirados. Incluso en la actualidad, los intérpretes de música Barroca, puristas y fieles seguidores del sonido original de la época, siguen utilizando cuerdas de tripa. A las cuerdas de tripa se les llama "cuerdas romanas" y cuerdas de este material también son utilizadas por cirujanos, incluso hoy en día, para realizar suturas internas.




El arco del violín (el "palo" con el que se toca el instrumento!), está hecho de madera de Pernambuco de Brasil, por su ligereza y alta densidad, y las "cuerdas" del arco con que se toca el violín son de hecho crines de cola de caballo. Pero atención... las mejores crines de cola son las de caballos (macho, no yeguas) de Mongolia, ya que, gracias a la raza de estos caballos y al clima frío de Mongolia, son más finos y resistentes. En la parte inferior del arco hay una llave metálica para tensar las crines, y una pieza que se llama nuez ("frog" o "rana" en inglés) y que las sujeta. Y hay una cosita más que los violinistas siempre llevan encima: una pastillita pequeñita hecha de resina natural, con la que frotan las crines para lubricarlas y se deslicen mejor por las cuerdas del violín. A esta pastillita se le llama colofonía o perrubia (de "pez-rubia" ya que es de color amarillento). Hay colofonías que llevan polvo de oro mezclado con la resina para mejorar su efecto...

Quién lo diría, no?

2. Dos músicos profesionales, Igudesman & Joo, que utilizan sus dotes musicales para la comedia. Uno de nuestros "gags" favoritos es el del "La Lección de Piano" ... que lo disfrutéis vosotros también!



3. El fin de semana pasada fui a ver un concierto de música clásica con un percusionista invitado llamado Colin Currie. Me sorprendió la cantidad de diferentes instrumentos que llegó a tocar y con qué facilidad. Desde xilofones de diferentes tipos, que tocaba con dos palillos en cada mano a la vez, hasta baterías, tambores, platillos, etc. La variedad y cantidad de instrumentos de percusión son casi infinitas. De hecho, cualquier objeto que produce un sonido cuando es golpeado o cuando lo hacemos vibrar, es considerado un instrumento de percusión. Hay de diferentes categorías, como idiófonos (suenan al hacerlos vibrar, como el triángulo), membranófonos (compuestos de una membrana, como los tambores, baterías y derivados), cordófonos (con cuerdas pero no considerados instrumentos de cuerda, como por ejemplo el piano), aerófonos (de aire como pistolas o látigos) o electrófonos (generados por ordenadores, por ejemplo). Un mundo aparte el de la percusión!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasarte por "Tres Cosas Hermosas" y dejarnos un comentario!