jueves, 19 de octubre de 2006

Correo de los de antes, tormenta & buka puasa

1. Recibir una postal de Ellanor, la señora a la que conocí mientras estuve ingresada en el hospital de St Thomas en Londres. Ya hace casi dos años que nos conocimos, y desde que salimos del hospital no nos volvimos a ver. Sin embargo, tengo la costumbre de enviarle una postal desde todas las ciudades a las que viajo, y ella también me escribe a mí. En el hospital nos hicimos amigas porque hubo un incidente en el que las enfermeras, por equivocación, se pensaban que me había escapado, y desde entonces las pacientes de mi piso me apodaron con el nombre de “Spanish Fugitive”. Ahora a Ellanor le firmo todas mis postales con ese nombre. Hacía meses que no sabía nada de ella, y me ha hecho mucha ilusión recibir noticias de ella y saber que está mejor de salud.

2. El ruido de la tormenta a media tarde – me encantan las tormentas tropicales, están llenas de dramatismo. El cielo se ennegrece de golpe, los rayos caen sobre los edificios de la ciudad, los truenos y relámpagos hacen que retumben los cristales de las ventanas de la oficina e iluminan en cielo, el viento sopla con una fuerza repentina y el agua cae a caudales. Me encanta la sensación… pero que no te pille por la calle!

3. Celebrar el final del ayuno del día (estamos en el mes del Ramadán) con uno de mis compañeros Malayos de la oficina, Reezal. Durante este mes, los musulmanes ayunan durante el día, y al ponerse el sol ofrecen la oración del día en la mezquita más cercana (tenemos una en el parking de la oficina, un poco cutre) y van a “romper el ayuno” (“break fast” en inglés – de ahí viene la palabra breakfast – o “buka puasa” en malayo). Me ha llevado a un restaurante donde hacen el buffet tradicional malayo de esta época, con una selección de platos deliciosos. Ha sido una buena manera de terminar el día de trabajo, con un compañero al que respeto mucho y con el que me gusta mucho hablar.

1 comentario:

  1. ay, ay, ay, qué curiosa... señorita, molto obligado por su interés -y porque le agradaran mis palabras (eres muy benévola)-. preciso, vivo de lo que escribo pero no de lo que gano: con gran fracaso me dedico plenamente a la escritura desde hace unos tres años -aunque no siempre con el esfuerzo y la pasión que debería, en todo caso, siempre escribo sobre lo que tenga algún interés (sí, se crea día a día una obra y es necesaria la disciplina y tener el valor de comprometerse con ella pero el talento, ay quién sabe quién lo tiene y dónde está, lo principal, creo, es trabajar de verdad con la página en blanco, lo otro, el talento, considero que no es parte esencial del oficio: los Mozarts, Einsteins o Gandhis siempre serán una excepción)-. tengo novelas, relatos, ensayos (la mayoría inéditos) pero sobre todo escribo guiones cinematográficos -no, ninguno se llevó a la pantalla (irónicamente, el próximo mes me publican uno que me becaron)-. también he colaborado en alguna que otra revista y actualmente preparo un libro de cine para una editorial que espero salga el próximo año.
    bueno, bueno, “viejecita” (¡con 35 años!), por lo que escribiste en tu otro blog creo que aún no has abandonado tus sueños, que al menos hasta hace poco proyectabas una novela sobre tus experiencias en oriente (¿y no será “el mundo...” un proyecto para darla forma? ¡NO ABANDONES NUNCA TUS SUEÑOS!).
    como me “debes” tres respuestas, ahí van mis preguntas: ¿con qué bebidas acompañas tus apetitosas comidas?, ¿es fácil y recomendable pasear por tu ciudad?, y claro, ¿qué significa tu nombre -el mío procede del griego y es “hombre león” rrgghh...-?
    pd te pusieron un bonito apodo, “spanish fugitive”, cruzo los dedos para que ya estés perfectamente recuperada.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasarte por "Tres Cosas Hermosas" y dejarnos un comentario!